Atención Plena es prestar atención momento a momento a la experiencia del presente, sin hacer juicios y con una actitud de aceptación” – Jon Kabat Zinn

Atención Plena: Vivir el presente

Atención Plena: Vivir el presente

(Por Inmaculada Vallina)

Descubrí la meditación en el año 1995 en un retiro inolvidable, por su intensidad, en un monasterio budista zen en la provincia de Valencia. Por aquel entonces, meditar  era una práctica poco extendida socialmente y aunque yo comencé a experimentar en mí misma sus beneficios desde entonces,  la Psicología Clínica que entonces se practicaba en España aún estaba muy lejos de incorporar estos contenidos y normalizarlos dentro del esquema científico y terapéutico.

Sin embargo, un hombre llamado Jon Kabat Zinn, estaba desarrollando desde 1979 en Massachusetts un programa para la Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena (REBAP) en  la Clínica Universitaria de la Facultad de Medicina. Inicialmente, el programa fue aplicado a pacientes hospitalarios que padecían dolor crónico y progresivamente fue ampliando su ámbito de aplicación  y comenzó, primero en Estados Unidos, y luego en todo el mundo occidental un proceso de expansión sustentado por una gran cantidad de estudios de investigación. Jon Kabat Zinn que, además de científico era un practicante de yoga y de meditación zen, logró hacer una síntesis y una traducción brillante  de las verdades y las prácticas milenarias de la sabiduría budista de tal modo, que cualquier persona pudiera acercarse a este modelo sin sentirlo ajeno, o culturalmente extraño.

Los cursos de 8 semanas para la Reducción del Estrés basado en la Atención Plena, han demostrado su eficacia para reducir el dolor crónico, mejorar los estados depresivos y de ansiedad, favorecer el autocontrol de la ira, aumentar el contacto con emociones positivas y fortalecer la respuesta inmunológica.

Constantemente aparecen nuevas investigaciones sobre sus beneficios en el funcionamiento cerebral, la prevención de enfermedades degenerativas como el Alzheimer y además, a nivel neurológico  ya a las pocas semanas de comenzar a practicar la meditación de Atención Plena, comienzan a observarse cambios apreciables en las estructuras  y conexiones neuronales del cerebro.

Yo no oí hablar de este trabajo hasta  el  año 2008. Me quedé maravillada al comprender que había una forma de transmitir en mi trabajo como psicóloga las verdades y las prácticas que hasta el momento yo únicamente mantenía en mi ámbito privado, y poder así contribuir a la expansión de este entrenamiento de la conciencia.

Estuve estudiando los trabajos de Kabat Zinn y sus colaboradores durante dos años, hasta que en la primavera del año 2010 puse en marcha mi propia iniciativa de expansión  de la Atención Plena en Asturias.

Desde entonces pongo en marcha estos cursos de 8 semanas tres veces al año, con grupos pequeños de un máximo de 12 personas cada uno  y en turnos optativos de mañana y tarde. A lo largo del entrenamiento, que es sumamente gradual y didáctico, los participantes aprenden varias técnicas de meditación formal y una serie de actitudes complementarias y fundamentales que gradualmente van transformando sus reacciones habituales ante los conflictos y  las responsabilidades  de la vida cotidiana. La última etapa del curso pone el énfasis en la Auto-Compasión, un estado de amabilidad y de aceptación hacia uno mismo que planta las semillas para incrementar las emociones positivas y poder así expandirlas a nuestros seres queridos y al mundo que nos rodea. A lo largo de estos años he guiado y acompañado en esta experiencia a más de 200 personas muchas de las cuales comenzaron demandando psicoterapia por problemas de distinta índole. La mayor parte de ellas, al finalizar el entrenamiento en 8 semanas, no vuelven a necesitar atención clínica ya que este sistema les aporta nuevos recursos para manejar sus problemas habituales.

Inmaculada Vallina González